ponterapia

musicoteràpia i sufisme

Ney

El Ney (o la Nay) és una flauta de canya de set forats. És un instrument de vent molt important i utilitzat en la música sufí, ja que evoca profunds sentiments espirituals. La majoria de grans neyzens (intèrprets del Ney) han estat també grans sufís. En el repertori musical de l’Escola hi figuren antigues partitures composades per alguns d’aquests neyzens. 

Simbologia del Ney:

         El Ney simbolitza el procés d’evolució espiritual de l’ésser humà. Els seus nusos, tancats per dins quan la canya és tallada del prat, simbolitzen les barreres psicològiques que obstaculitzen el camí cap al cor. El procés d’obertura d’aquests nusos quan es construeix el ney, simbolitza el procés de poliment del cor a través de les tècniques espirituals (música, meditació, Sema, etc.). La posició en què es toca simbolitza un pas entre el cap i el cor.

El cant del Ney:

         El gran sufí i poeta persa del S. XIII Jalaluddin Rumi (Mevlana) comença la seva extensa obra magna de 25.000 versos, El Mathnawi, amb un poema introductori dedicat al ney:

 

 El canto del Ney

 

Escucha la flauta de caña, cómo lamenta al contar un cuento de alejamiento y    separación, diciendo: Desde que fui separada del cañizal, mi lamento ha hecho gemir a hombre y a mujer.

 

Me hace falta un  pecho desgarrado por desunión para poder desplegar la pena del ansia del amor. Todo aquel que es dejado lejos de su fuente desea  que vuelva el tiempo en que estaba unido con ella.

 

En toda compañía he dejado oír mis notas afligidas, he intimado con los infelices y con aquellos que se regocijan. Cada cual se hizo mi amigo desde su propia opinión, nadie buscaba mis secretos desde mi interior.

 

Mi secreto no está lejos de mi lamento, más oído y ojo carecen de la luz. El cuerpo no está velado ante el alma, ni el alma ante el cuerpo, y sin embargo a nadie se le permite ver al alma. Este son de la flauta de caña es fuego, no es viento: quien no tenga este fuego, ¡que nada sea! Es el fuego del Amor que está en la flauta de caña, es el fuego del Amor que está en el vino.

La flauta de caña es la compañera de todo aquel que ha sido separado de un amigo: su canto ha hecho pedazos nuestros velos.

 

Escolta un taksim de ney (extret del cd. L'Infinit és el destí):

Audio: