ponterapia

musicoterapia y sufismo

Presentación de la Escuela de Música y Musicoterapia Turca y Sufí (Método de Musicoterapia Dr.Oruç Güvenç)

Audio: 

(Gülçemen, pieza tradicional de Asia central interpretada en concierto con alumnos de la Escuela)

 

“El cuerpo cae enfermo cuando el alma está débil. El cuerpo se daña cuando dañamos nuestra alma. De esto se deriva que la curación del cuerpo tiene que ver con la curación del alma. El restablecimiento de su fuerza y sustancia nos remite a un justo equilibrio, y para éste fin nos ayudamos de los sonidos adecuados para cada caso”.

Al-Farabi (filósofo persa del S. IX-X)

 

Se dice que la música es el lenguaje más antiguo, anterior incluso al lenguaje verbal y conceptual. I es que la música es el lenguaje del alma. Aprender música es por tanto sinónimo de aprender los secretos y la ciencia del alma. Cuando nosotros hablamos de música nos referimos siempre a un tipo de música que tiene relación con dicho origen. Todas las canciones del repertorio de la Escuela tienen una dimensión terapéutica y espiritual, porque fueron compuestas por savios músicos que vivian y entendian la música desde el corazón.

 

Por esto decimos que la Escuela une música de raíz turca y espiritualidad sufí. Aparte de la práctica musical, la formación incluye también teoría de la musicoterapia oriental y una aproximación a la filosofía y a la meditación sufíes. El repertorio musical incluye canciones tradicionales de Asia central, piezas de música clásica turca del período otomano, y piezas de música sufí de raíz turca: 

Canciones de Asia central:

Les canciones de Asia central se caracterizan por tener todas ellas una belleza muy especial. La razón es que fueron compuestas por pueblos nómadas que viven en estrecho contacto con la naturaleza. El producto de esta fusión son unas canciones que llevan en su interior la semilla de unos valores relacionados con esta manera de entender la vida: belleza, alegría, paz, amor, armonía, respeto, etc. Así, cuando aprendemos y tocamos estas canciones vamos integrando y desarrollando también en nosotros mismos estos valores. Esta es la razón principal de estudiarlas. Otra razón también importante es que son canciones de estructura simple y muy sencillas que permiten una iniciación a la música y al instrumento.

Piezas de música clásica turca del período otomano:

Son piezas de música clásica que sirven para iniciarse en la ciencia del makam de la música turca, que es el fundamento para la musicoterapia. A pesar de su aparente complejidad debido al sistema de microtonos, son asequibles con un mínimo de práctica. Cuantas más partituras se aprenden más recursos se adquieren para la improvisación, que es uno de los principales objetivos de la formación musical.

Piezas de música sufí:

Todas las piezas de música sufí que se estudian son de raíz turca y tienen mucha antiguedad, incluso de varios centenares de años. Fueron compuestas por algunos de los grandes sabios sufíes pasados y presentes, y por eso, aún ser relativamente sencillas, son profundamente transformadoras. La música sufí tiene la capacidad de abrir un paso hacia el corazón, y nos ayuda así a desarrollar nuestra esencia espiritual más profunda. Cuando esta parte interior se desarrolla tiene un efecto sanador sobre las otras partes: la mente, las emociones y el cuerpo. Por eso decimos que la música sufí tiene también una clara dimensión terapéutica.

Objetivos de la formación:

A continuación se exponen los objetivos básicos que en terminar la formación el estudiante debería de cumplir:

  • Dominar la ejecución musical de todos los temas del repertorio con un mínimo de un instrumento. Es aconsejable poder hacerlo con más de un instrumento.
  • Conocer la técnica de la Musicoterapia receptiva y ser capaz de improvisar con las tonalidades terapéuticas principales.
  • Conocer los distintos ritmos básicos de la música turca y poderlos ejecutar con algún instrumento rítmico y con el instrumento de acompañamiento Dombra.
  • Conocer y dominar la técnica de la Musicoterapia activa (movimientos arquetípicos, danza del Sema, etc.).
  • Conocer la historia básica y los fundamentos de la Musicoterapia oriental así como la concepción holística de la medicina en la que se enmarca.
  • Conocer la dimensión terapéutica de la música que se estudia en la escuela.
  • Conocer el marco teórico y práctico del Sufismo en el cual se enmarca la música sufí, así como la simbología de las piezas sufíes.

 

Material didáctico:

  • Las partituras de los 12 repertorios musicales se van enviando al alumno via mail a medida que va accediendo a los distintos repertorios. Se envian también algunos apuntes con los contenidos relacionados.
  • Libro La dimensión terapéutica de la música en el sufismo: en este libro aparece buena parte de la teoría que se estudia y se pone en práctica durante la formación. Se utilitza también otra bibliografía relacionada con las temáticas de la musicoterapia y del sufismo.
  • Cd’s de musicoterapia oriental según los distintos makams.
  • Cd’s con ejercicios de improvisación según los distintos makams.
  • Cd’s de música tradicional de Asia Central y de música sufí.

 

Las clases:

 

Se hacen en Barcelona, Girona, Granollers y Murcia. Se estructuran en tres trimestres por año (durante el verano no hay clase). Les clases pueden ser mensuales o cada dos semanas, dependiendo de la disponibilidad del alumno y de los espacios.

 

A quién va dirigida la Escuela:

  • A personas con ganas de hacer un trabajo de crecimiento personal a través de la música.
  • A personas que entiendan la música en su dimensión terapéutica y espiritual.
  • A estudiantes interesados en la musicoterapia.
  • A terapeutas que quieran ampliar el abanico de recursos terapéuticos.
  • A personas interesadas en el Sufismo.

Nota Importante:

Los alumnos que han pasado por la escuela y los que hay actualmente responden a diversos perfiles y posibilidades: desde personas que han empezado sin ningún tipo de conocimiento musical hasta músicos con la carrera de conservatorio, desde estudiantes que pueden dedicar mucho tiempo a practicar hasta estudiantes con hijos y un trabajo de ocho horas y que pueden ensayar mucho menos. I es que el único criterio que debe tenerse en cuenta en el momento de decidirse a hacer esta formación es el de la resonancia: que nos enamore el sonido de alguno de los instrumentos y queramos aprenderlo. La ilusión por empezar es lo más importante, todo el resto es secundario. El ritmo lo marcará el alumno mismo, que irá progresando en función de su disponibilidad para ensayar individualmente y en grupo. Esta formación es por tanto compatible con todo tipo de situaciones personales y laborales.

I para terminar, unas palabras de agradecimiento:

Esta Escuela no habría sido posible sin una persona querida por muchos: Oruç Güvenç, músico, musicoterapeuta y maestro sufí de Turquia. Él fue el nexo necesario para que la genuina tradición que representa enraizase en nuestras tierras. Nosotros continuamos esta función de puente y profundizamos el proyecto que él impulsó. Por tanto, siempre agradecidos con el maestro y agradecidos con la tradición, tan antigua como viva, en la que la Escuela tiene sus raices. Os damos a todos la bienvenida,

Jordi Delclos

(Director de la escuela)